Print

Donar sus pulmones: una opción para la vida

Última actualización 20/04/2023
This content is available in multiple languages.

¿Qué es la donación de órganos?


La donación de órganos es la extracción de órganos del cuerpo humano tras el fallecimiento de una persona. Estos órganos se donan a otras personas que tienen órganos dañados que necesitan sustituirse. Recibir un trasplante de órganos puede salvar su vida, aumentar su esperanza de vida y mejorar de manera significativa su calidad de vida.

Todas las personas tienen derecho a decidir si desean donar sus órganos después de morir. En la mayoría de los países, los profesionales sanitarios han de comprobar si una persona en buen estado de salud no desea donar sus órganos en caso de fallecer.

No hay decisiones buenas o malas a la hora de donar un órgano. No obstante, es muy importante que sus familiares más cercanos conozcan sus intenciones, ya que esto les ayudará a acceder o no a donar sus pulmones.

¿Cuándo puedo hacerme donante?


La mayoría de los órganos se donan cuando la persona ha sufrido un daño cerebral irreversible debido a un traumatismo grave o un ictus. En estos casos se habla de muerte cerebral. Cuando esto sucede, el corazón y los pulmones ya no pueden seguir funcionando independientemente, de modo que el latido cardíaco y la respiración se mantienen mediante un respirador. Los criterios aplicables para determinar la muerte cerebral están definidos por ley y no son iguales en todos los países.

Asimismo, en cada país existen unos criterios legales estrictos sobre cuándo puede donarse un órgano. Estos criterios tienen en cuenta la compatibilidad de los órganos y otros factores como el sexo, la edad y el grupo sanguíneo tanto del donante como del receptor. También es importante recordar que la identidad del donante se mantendrá en el anonimato y no se revelará a la persona que reciba el órgano.

Trasplantes de pulmón


Si una persona con una enfermedad pulmonar grave ha probado todas las opciones de tratamiento posibles y su estado no ha mejorado, puede ser apta para un trasplante de pulmones. El equipo de trasplantes se asegura de que los pulmones se donan a personas que sacarán el máximo partido a esta donación y que cuidarán de este regalo. Por ejemplo, las personas que continúan fumando no son aptas para un trasplante de pulmón. En el año 2021, la probabilidad de que un paciente con trasplante de pulmón sobreviviera por lo menos 3 años se situaba entre el 80 y el 85 %.

Una persona que se encuentre en lista de espera para recibir un trasplante de pulmón estará muy enferma y, normalmente, tendrá una esperanza de vida de 18 meses o menos. Lo más probable es que su calidad de vida se reduzca de manera significativa. Sus pulmones estarán muy dañados y podrán necesitar oxígeno las 24 horas del día para seguir respirando, o una silla de ruedas para poder desplazarse. Pueden recibir un trasplante de pulmón simple o doble, o incluso un trasplante de pulmón y de corazón, dependiendo de su enfermedad.

Fibrosis quística (FQ)

En casos graves de FQ, cuando los pulmones dejan de funcionar, se recomienda un trasplante. Como la enfermedad afecta a los dos pulmones, se necesita siempre un trasplante doble. Estos pacientes suelen tener entre 20 y 30 años de edad cuando reciben los pulmones nuevos.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

El trasplante de pulmón es una opción sólo para un número muy reducido de personas con EPOC, y sólo después de haber intentado otros tratamientos (incluyendo la rehabilitación pulmonar). En la mayoría de los países existe

un límite de edad para optar a un trasplante, ya que las personas de más edad tienen menos posibilidades de sobrevivir. Una operación más habitual es la que consiste en extirpar una parte del pulmón que ya no funciona para dejar más espacio al pulmón más sano o bien bloquear las zonas no funcionales.

Déficit de alfa-1 antitripsina (DAAT)

Las personas con esta enfermedad podrían necesitar un trasplante de pulmón simple o doble. Algunas personas incluso desarrollarán una enfermedad hepática crónica y podrían necesitar también un trasplante de hígado. Al igual que con otras enfermedades, se trata de una opción únicamente cuando las demás opciones de tratamiento han fracasado.

Enfermedades pulmonares intersticiales (EPI), como la fibrosis pulmonar (FP) o la sarcoidosis

Las personas con casos crónicos y graves de estas enfermedades raras pueden ser aptas para un trasplante de pulmón, pero no es un tratamiento habitual para esta enfermedad.

Linfangioleiomiomatosis (LAM)

El trasplante de pulmón es una posibilidad para las personas con LAM, aunque sólo se lleva a cabo en casos graves.

Hipertensión pulmonar (HP)

Para las personas con hipertensión pulmonar grave, un trasplante de pulmón-corazón puede ser una opción. Puesto que supone trasplantar tanto el corazón como los pulmones sanos de un donante, las oportunidades de que se lleve a cabo son mínimas.

Cáncer de pulmón

El trasplante de pulmón no es una opción para las personas que han desarrollado cáncer de pulmón, ya que es probable que el cáncer vuelva a desarrollarse en los pulmones nuevos.

¿Cómo puede usted cambiar la vida de alguien?


El trasplante es la última opción disponible para conseguir una mejora considerable de la función pulmonar y brindar a alguien una nueva oportunidad de vivir. Los tres estudios de caso que aparecen a continuación presentan historias personales en torno al trasplante de pulmón:

¿Cuáles son los riesgos de un trasplante?


El principal riesgo es que el cuerpo podría rechazar el nuevo pulmón. La consecuencia sería que el sistema inmunitario atacaría al nuevo tejido porque lo consideraría dañino. Esto podría llevar a una reducción de la función pulmonar, que podría ocurrir rápida o lentamente a lo largo del tiempo. Existen muchos fármacos distintos que pueden tomarse para intentar evitar que el sistema inmunitario rechace el órgano.

¿Cómo puedo donar mis pulmones?


El proceso de la donación de órganos varía de un país a otro. En algunos países europeos, como España, Austria y Bélgica, los ciudadanos se consideran donantes automáticamente, aunque se consultará a su familia cuando usted fallezca. También tiene la opción de decidirse por la donación de forma activa, lo que significa que simplemente se informará a su familia de su decisión, o puede rechazar la donación si no desea que sus órganos se utilicen.

En otros países es necesario registrarse como voluntario y declarar el deseo de donar los órganos después de la muerte. Es importante saber que el encargado de decidir si sus órganos son aptos para donación o no será un médico que no le haya tratado directamente.

Puede informarse de cómo funciona la política de su país para saber cómo puede donar sus pulmones Existe una web muy útil para comenzar el proceso: el Observatorio Mundial sobre Donación y Trasplantes.

¿Qué factores podrían evitar que mis órganos se utilizaran?


Existen diversos motivos por los que sus órganos podrían no ser aptos para la donación, incluso aunque usted haya acordado donarlos.

Enfermedades: sólo pueden utilizarse órganos que funcionen correctamente. Si usted padece cáncer, VIH o una enfermedad infecciosa, no es probable que sus órganos se utilicen para un trasplante.

Daños: en caso de muerte por lesiones, los órganos pueden estar gravemente dañados como para utilizarse.

Consentimiento familiar: en algunos países europeos, en caso de fallecimiento se consulta a las familias, que también deben autorizar la utilización de los órganos. Incluso si usted ha acordado donar sus órganos, su familia podría revocar esta decisión. Por tanto, es fundamental hablar de sus deseos con sus familiares y amigos de antemano para que estén al tanto de ellos.

Donación de órganos entre países


La donación de órganos entre países europeos es un asunto muy complejo. Algunos países trabajan individualmente y no permiten que los órganos que se donan dentro del país se den a un paciente de otro país. Otros países, como los escandinavos, pertenecen a una red (en este caso, la red Scandiatransplant), que permite el intercambio de órganos y tejidos entre centros de trasplante participantes de cinco países distintos. Es también el caso de Austria, Bélgica, Croacia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos y Eslovenia, que pertenecen a la Fundación Internacional de Eurotransplant.

Acción en la UE


La demanda de órganos supera la oferta en todo el territorio europeo. Esta carencia puede dar lugar al tráfico de órganos, en el que los delincuentes intentan robar y traficar con órganos en otros países a cambio de dinero, una acción duramente condenada por las asociaciones de trasplantes y salud pulmonar de toda Europa.Para combatir esta situación, en 2008 la UE propuso el Plan de acción sobre donación y trasplante de órganos para el periodo 2009-2015. En los últimos años se han realizado llamamientos a la acción para retomar este plan. Puede encontrar más información sobre la estrategia actual de la UE en su sitio web: http://europa.eu/legislation_summaries/public_health/threats_to_health/sp0007_fr.htm

Información complementaria


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido una serie de “Principios Rectores para el Trasplante”. Puede visitar el siguiente enlace para saber más sobre los principios éticos que rodean al trasplante, propuestos por la l’OMS : www.who.int/transplantation.

Eurotransplant: www.eurotransplant.org

Scandiatransplant : www.scandiatransplant.org

Este material se ha recopilado con la ayuda de la Prof Gilbert Massard.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias