Print

El asma y el embarazo

El asma es una de las afecciones más frecuentes que coexisten con el embarazo. Así como el asma afecta a su embarazo, su embarazo también puede afectar a los síntomas del asma. Esta hoja informativa está diseñada para proporcionarle una visión general de los cambios que pueden ocurrir, y cómo debe manejarlos.

Última actualización 29/01/2021
This content is available in multiple languages.

¿De qué manera afecta el asma al embarazo?


Si usted tiene asma, el riesgo de complicaciones para usted y para su bebé durante el embarazo es muy pequeño si el asma está bien controlada. Aunque puede ser tentador dejar de tomar sus medicamentos cuando se quede embarazada, es vital que siga tomándolos para controlar el asma. Los estudios han demostrado que es más peligroso no tomar sus medicamentos. Para que los pulmones continúen funcionando bien es importante tomar la medicación con regularidad. Esto ayudará a prevenir un ataque o un empeoramiento del asma que padece, que podría dificultar que su bebé reciba el suficiente oxígeno

¿Cómo afecta el embarazo al asma?


A medida que su organismo produzca más hormonas durante el embarazo, se dará cuenta de que se producen muchos cambios en su cuerpo. Esto incluye cambios en su sistema respiratorio. Es normal que todas las mujeres noten dificultad respiratoria o la nariz taponada, sobre todo en los últimos tres meses del embarazo. El embarazo afecta a las mujeres con asma de diferentes maneras. Las pruebas disponibles actualmente indican que un tercio de las mujeres con asma han observado una mejora de sus síntomas durante el embarazo, un tercio siguen con los mismos síntomas y un tercio han observado un empeoramiento. Si usted tiene asma grave, es más probable que los síntomas empeoren, mientras que las personas con asma leve por lo general observan una mejora.

Puede que se sienta más estresada o preocupada durante el embarazo. Esto a veces puede afectar a los síntomas del asma. Es importante que intente relajarse durante el embarazo y que visite a su médico si necesita ayuda adicional.

Consejo importante: La suspensión del tratamiento con esteroides inhalados puede provocar un empeoramiento de los síntomas del asma durante el embarazo, lo que puede acarrear complicaciones. Es seguro que siga tomando sus medicamentos y es importante que mantenga el asma bajo control.

“Los síntomas del asma empeoraron mientras estaba embarazada. Visité a mi médico de cabecera con regularidad para asegurarme de que el asma estuviera tan bien controlada como fuese posible. Además, asistí a clases de yoga prenatal que realmente me ayudaron a relajarme y aprendí también algunos ejercicios respiratorios útiles para prepararme para el parto”.

Rebecca Elder, una madre con asma

Su medicación


¿Qué apoyo debe recibir?


Preguntas más frecuentes


En primer lugar, es importante que visite a un profesional sanitario. A continuación recibirá la atención de una comadrona, que puede proporcionarle apoyo durante el embarazo. También podría solicitar asesoramiento a la persona que se encarga del tratamiento de su asma, si necesita ayuda adicional para controlar los síntomas. Para asegurar un buen embarazo es importante que todos los profesionales sanitarios trabajen juntos con el fin de ofrecerle la mejor atención. Incluso si está visitando a una comadrona para recibir asesoramiento sobre su embarazo, asegúrese de comentarle también los síntomas del asma que padece. Solicite a su médico un plan de acción para el asma. Esto puede ser útil para tener un método estructurado para controlar el asma, y le ayudará a ajustar el tratamiento si sus síntomas cambian durante el embarazo.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias