Print

Broncoscopia

La broncoscopia es un procedimiento que permite que un médico examine su tráquea, vías respiratorias y pulmones. Esta hoja informativa explica en qué consiste el procedimiento, por qué se utiliza y dos estudios de caso de broncoscopia en pacientes.

Última actualización 01/07/2021
This content is available in multiple languages.

Las broncoscopias se realizan con un fino instrumento de visión llamado broncoscopio. Es un tubo flexible con una cámara en su extremo, que permite al médico observar el interior de las vías respiratorias y los pulmones. Puede que necesite una broncoscopia si una radiografía de tórax o una tomografía computerizada (TAC) no han dado buenos resultados. Los resultados de la prueba pueden mostrar signos de una infección, exceso de mucosidad en las vías respiratorias, si existe una hemorragia, una obstrucción (por ejemplo, por algún alimento) en las vías respiratorias o un tumor.

¿Cómo se realiza el procedimiento?


El procedimiento suele realizarse en un quirófano o una sala preparada y es probable que usted esté tumbado en una posición confortable. Puede serle administrada una inyección para que permanezca adormecido durante el procedimiento. Le pulverizarán un anestésico local en la nariz y en la garganta para ayudar a dormir la zona. A continuación, se pasa el broncoscopio a través de la nariz o la boca y se baja por la garganta. Queda mucho espacio para respirar alrededor del broncoscopio.

Algunas broncoscopias pueden incluir la recogida de una pequeña cantidad de tejido de las vías respiratorias, lo que se conoce como biopsia, utilizando pinzas muy pequeñas. En ocasiones, se recogen células lavando el área y recogiendo el líquido, lo que se conoce como un lavado broncoalveolar. Las muestras recogidas son analizadas posteriormente para conocer más sobre la enfermedad de las vías respiratorias.

Preguntas clave


¿Tiene la prueba algún efecto secundario?

La posibilidad de complicaciones con este procedimiento es muy pequeña. Puede experimentar dolor de garganta y nariz al día siguiente. A algunos pacientes les sangra la nariz y expulsan flemas manchadas con sangre. En el estudio más amplio realizado hasta la actualidad, solo el 1% de unos 20.000 pacientes experimentó complicaciones importantes.1

¿Estaré despierto durante el procedimiento?

La mayoría de las personas soportan bien una broncoscopia sin necesidad de anestesia total. Sin embargo, los profesionales sanitarios comentarán con usted la sedación y le ayudarán a considerar ambas opciones antes de tomar una decisión. Según muestra la experiencia de Breda, usted puede recibir una inyección en una vena que le hará sentirse adormecido, aunque permanecerá despierto.

¿Cuánto dura el procedimiento?

El procedimiento normalmente dura unos 15-30 minutos.

¿Sentiré dolor?

Como puede ver por las experiencias de Breda y Marleen, la mayoría de las personas describen la sensación como incómoda, más que dolorosa. Se le administrará un anestésico local, que ayuda a dormir el área, por lo que usted no podrá sentirla.

1 Facciolongo N, Patelli M, Gasparini S, et al. Incidencia de las complicaciones en broncoscopias. Estudio prospectivo multicentros de 20.986 broncoscopias. Monaldi Arch Chest Dis 2009;71:8–14

Este material se ha recogido con la ayuda de Breda Flood, Marleen de Groot y el Profesor Norbert Krug.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias