Print

Asistencia a distancia: vele por su salud con las herramientas digitales

Esta hoja informativa aborda la manera en la que la tecnología digital está transformando la asistencia sanitaria y lo que esto implica para usted.

Última actualización 09/01/2023
This content is available in multiple languages.

¿Cómo consigue transformar la tecnología digital la asistencia sanitaria?


Los avances en la tecnología digital están transformando la forma en la que se presta asistencia sanitaria. Se entiende por tecnología digital los dispositivos y sistemas electrónicos que funcionan en línea, por Internet.

Las plataformas en línea, las videollamadas, los dispositivos que se pueden llevar puestos (vestibles) y las aplicaciones se están convirtiendo en herramientas con las que cada vez estamos más familiarizados con el objetivo de velar por nuestra salud. En el ámbito médico, esto se suele denominar «telemedicina» o «telesalud», lo que en la práctica se materializa en una asistencia sanitaria que se presta a distancia. Aquí es donde el profesional sanitario y el paciente se ponen en contacto mediante la tecnología digital.

La pandemia por la COVID-19 hizo que este cambio se acelerara considerablemente. Durante esta época, la asistencia se solía prestar de forma digital. El objetivo era reducir la propagación de la pandemia y, al mismo tiempo, seguir prestando atención a quienes la necesitaran.

¿Qué implican estos cambios?


Durante la pandemia por la COVID-19, tanto los profesionales sanitarios como los ciudadanos tuvieron que adaptarse a los cambios producidos en la asistencia sanitaria. En muchas situaciones, esto significó tener que hablar con los profesionales sanitarios por teléfono y videollamadas.

Mientras la pandemia va atenuándose y los servicios van volviendo a la normalidad, el uso de las herramientas digitales sigue estando disponible. Esto podría suponer que, en los próximos años, se pueda elegir entre la asistencia sanitaria presencial y una gestión de la salud a distancia. A medida que se vaya investigando más sobre la eficacia de estos servicios y la mejor manera de brindarlos, podría haber más cambios en el futuro.

¿Cómo puedo controlar mi enfermedad con las herramientas digitales?


Las herramientas digitales están teniendo repercusión en todas las áreas de la asistencia sanitaria. Esto también incluye las consultas a distancia y la supervisión doméstica, así como los dispositivos vestibles y las aplicaciones para la salud. A continuación, se muestran algunos ejemplos de la manera en la que la tecnología se está empleando en la asistencia sanitaria:

Videollamadas para las consultas

Recibirá un correo electrónico o un mensaje de texto por parte de su proveedor de servicios sanitarios si tiene una cita por vídeo programada. En él, se confirmará la fecha y la hora de la cita y la forma en la que puede acceder a la videollamada. Podrá acceder a la cita en el teléfono inteligente, tableta u ordenador. Solo se le ofrecerá una cita a distancia en caso de que su proveedor de servicios sanitarios no necesite realizarle una exploración física en esta etapa. Consulte el siguiente apartado para saber cómo puede prepararse para estas reuniones.

Intercambio de fotos o vídeos

Puede que le pidan compartir una foto o un vídeo de la enfermedad o los síntomas específicos antes de hablar con un profesional sanitario. El profesional sanitario le enviará un resumen que le indicará cómo hacerlo. Las fotos y los vídeos suelen enviarse a través de mensajes de texto, correos electrónicos o herramientas seguras para la subida de archivos en una plataforma en línea. Esto le será de ayuda al profesional sanitario para entender mejor su enfermedad. Su profesional sanitario también puede compartir con usted archivos o vídeos. Podrá recibir, entre otros, folletos informativos o vídeos con instrucciones sobre el uso de un dispositivo médico.

Servicios virtuales y supervisión doméstica

En algunos casos, puede que a las personas se les dé el alta hospitalaria y se les supervise desde casa. Un buen ejemplo de esto pudo verse durante la pandemia por la COVID-19. Mientras había una alta demanda de camas hospitalarias, las personas que presentaban síntomas más estables pudieron irse a casa. Siguieron recibiendo oxígeno y los especialistas se encargaron de supervisar los síntomas y los niveles de oxígeno a distancia.

Sesiones de rehabilitación y actividad en línea

Si le han aconsejado que participe en sesiones de actividad o rehabilitación para controlar los síntomas o recuperarse de una dolencia, puede hacerlo mediante una clase o un tutorial en línea. Las clases pueden darse mediante sesiones por vídeo en las que muchas personas pueden unirse y participar en directo o, si no, también puede que le envíen vídeos grabados para que los vea a su ritmo.

Diarios, agendas o cuestionarios en línea

Puede optar por registrar los síntomas en un diario o una agenda en línea para ayudar a controlar cómo se siente a lo largo del tiempo. Puede resultarle útil tener un registro personal que lleve consigo a la próxima consulta.

Los cuestionarios en línea pueden servir para obtener una idea del estado de salud que presenta durante un periodo de tiempo. El profesional sanitario puede pedirle que cubra alguno antes de acudir a su cita. Es posible que le envíen un cuestionario por correo electrónico o mensaje de texto para que lo rellene antes de la visita.

Dispositivos vestibles

Los dispositivos que puede llevar puestos, como los relojes inteligentes, pueden ayudar a realizar un seguimiento de un abanico de mediciones del organismo, como la frecuencia cardíaca, los niveles de estrés, los patrones de sueño, los niveles de oxígeno y los niveles de actividad. Estos dispositivos suelen estar conectados a una aplicación del teléfono inteligente o tableta. Una aplicación es un programa que se puede instalar en el teléfono inteligente o la tableta y que recoge información y construye una imagen de la salud a lo largo del tiempo.

Estos sistemas no suelen estar conectados directamente con su proveedor de servicios sanitarios, pero pueden serle una fuente de información útil durante una consulta con el profesional sanitario.

Aplicaciones para la salud

Existen muchas aplicaciones disponibles para ayudar a que haga un seguimiento de la salud. Algunas incluyen información sobre cómo controlar su enfermedad; otras le recuerdan que debe tomar su medicación o le permiten hacer un seguimiento de los registros de un dispositivo médico.

Puede descargar y utilizar la mayoría de las aplicaciones si así lo desea. Si su profesional sanitario quiere recibir los valores recogidos con el dispositivo médico, se lo comentará. Le dirá qué aplicación o plataforma debe utilizar, ya que tendrá que estar conectada a un sistema hospitalario.

¿Cuáles son los beneficios?


El uso de las tecnologías digitales en el ámbito de la asistencia sanitaria reporta numerosos beneficios. A continuación, se muestran algunos ejemplos sobre cómo los individuos pueden obtener beneficios gracias a las herramientas digitales:

Reducción de desplazamientos

Si puede asistir a una consulta a distancia, no tendrá que desplazarse. Esto significa que se puede ahorrar tiempo y dinero y, además, es mejor para el medioambiente.

Mejor acceso a profesionales

Las llamadas telefónicas y de vídeo a distancia pueden facilitar el acceso a todos los profesionales sanitarios sin necesidad de desplazarse para acudir a las citas.

En algunos casos, también es complicado ver a un especialista en la enfermedad que padece, quien podría trabajar en un hospital especializado, en vez de en su hospital local. Las consultas a distancia facilitan el acceso a este nivel de atención, dondequiera que viva.

Mejor colaboración y empoderamiento

Tomar medidas para comprobar la salud en casa puede hacerle comprender más su enfermedad. Esto puede ayudarle a sentirse con más control y a verse capaz de participar en conversaciones sobre su salud y también le puede ayudar a recordar la toma de la medicación. Esto es muy útil si tiene dificultades para seguir la rutina de tratamiento recomendada.

Posibilidad de elección del entorno

A algunas personas les resulta incómodo el entorno hospitalario o clínico y prefieren tener las consultas mientras están en casa. A algunas personas les puede resultar útil darle una idea al profesional sanitario sobre cómo es vivir con su enfermedad en casa.

Las videollamadas a distancia ofrecen la posibilidad de estar en casa, algo que algunas personas prefieren, sobre todo si reciben noticias preocupantes.

Control de infecciones

Las consultas a distancia reducen la propagación de infecciones. Si usted presenta síntomas contagiosos, es más seguro que se quede en casa y que no se desplace hasta un entorno de asistencia sanitaria en donde pueda contagiar a otras personas. Esto también significa que estará protegido ante cualquier persona de la sala de espera o del transporte público que pueda presentar síntomas infecciosos.

¿Cuáles son los retos?


Mientras que el uso de plataformas digitales está en auge, la asistencia sanitaria todavía necesita realizar numerosos cambios. Aquí se muestran algunos de los retos a los que se enfrentan los sistemas sanitarios y los ciudadanos:

Cambios en las estructuras de los entornos sanitarios

Se necesitan nuevos sistemas y cambios en las pautas de trabajo en los centros sanitarios. Por ejemplo, si grupos enteros de pacientes reciben aplicaciones para que registren sus síntomas, es necesario que haya profesionales de la salud que verifiquen esta información. Tendrían que ser capaces de actuar sobre la información recibida si cualquier síntoma de alerta necesita seguimiento. También puede ser necesario que los miembros del personal reciban una nueva formación para que puedan enseñarle a la gente a utilizar las nuevas herramientas digitales y responder a cualquier pregunta a distancia.

Acceso y educación

Muchas de estas herramientas necesitan que se disponga de un teléfono inteligente, una tableta o un ordenador portátil y una conexión a Internet fiable para poder utilizarlas en casa. No todo el mundo tiene acceso a estos dispositivos ni sabe cómo utilizarlos. También puede que algunas personas no puedan utilizarlos físicamente. A medida que la tecnología cambie, será importante garantizar que todas las personas puedan seguir accediendo a la asistencia sanitaria. Los servicios presenciales deben seguir estando disponibles si se necesitan o se prefieren.

Protección de datos

Se precisan sistemas adecuados para controlar la información personal de forma segura. Por ejemplo, si ha compartido una foto con su médico, esta tiene que poder guardarse de forma adecuada de conformidad con la normativa sobre protección de datos de su país. Si desea obtener más información, consulte la hoja informativa de la ELF sobre la protección de datos.

Ética médica y relaciones

Existen normas éticas dentro de la medicina que determinan cómo deben actuar los profesionales sanitarios. Hay dudas sobre si estas normas pueden cumplirse con estos cambios. Por ejemplo, ¿afectarán las consultas a distancia a la relación entre el paciente y su cuidador? El mundo de la sanidad trabaja con normas muy estrictas para mantener la privacidad, ¿podrá seguir haciéndolo en las plataformas digitales?

A medida que el mundo se adapta a las nuevas formas de trabajo tras la pandemia por la COVID-19, los gobiernos y los sistemas sanitarios están abordando estos retos.

¿Qué puede esperar de una consulta virtual y cómo puede prepararse?


Si le han invitado a una cita o consulta en línea, puede seguir los siguientes consejos para prepararse:

Antes de la llamada

  • Decida qué dispositivo (ordenador, tableta o smartphone) va a utilizar para la consulta. Necesitará una conexión a Internet estable en cualquier dispositivo que elija. Asegúrese de que sabe encender el micrófono, la cámara para el vídeo y también el sonido.
  • ¿Merece la pena hacer una prueba y elegir el lugar donde se sentará para la llamada? Compruebe si la iluminación es correcta y practique para poner la cara en el centro de la pantalla mirando directamente a la cámara. Si no está seguro, ¿tiene amigos, familiares o vecinos que puedan explicarte cómo hacerlo? También puede buscar en Internet vídeos explicativos.
  • Busque la invitación a la cita, que incluirá los detalles sobre cómo conectarse a la llamada. Asegúrese de leerla y de conocer los pasos que debe seguir.
  • Prepare una lista de asuntos sobre los que hablar: puede anotar algunos puntos sobre los que quiera hablar para no olvidarse nada durante la llamada.

Durante la llamada

  • Si el vídeo no se conecta, es probable que el proveedor de servicios sanitarios lo intente con el número de teléfono que tiene en su historial. Si no puede contactar con usted por teléfono, normalmente volverá a reservar su cita para otro momento.
  • Tenga preparado un bloc de notas o un documento abierto en el ordenador para anotar cualquier cosa durante la llamada. Su proveedor de servicios sanitarios tomará notas en su registro en línea al mismo tiempo.
  • Si no está seguro de la conversación, puede recapitular lo que ha escuchado cuando la llamada llegue a su fin. Su profesional sanitario puede entonces decirle si ha entendido mal algún punto.
  • El proveedor de asistencia sanitaria puede darle una receta en línea o pasarle a otro tratamiento durante la videollamada, como es habitual. Si no está seguro sobre cómo puede acceder a una receta, o de cómo se enterará de las próximas citas, asegúrese de preguntar antes de que termine la llamada.

Lecturas e información adicional


Información para pacientes:

Investigación científica sobre las herramientas digitales en la salud pulmonar:

 

En colaboración con la European Respiratory Society, la European Lung Foundation reúne a los pacientes y ciudadanos en general con los profesionales de la salud para mejorar la salud pulmonar y avanzar en el diagnóstico, el tratamiento y la atención.

Esta información se ha recopilado con la ayuda del profesor J.J.M. (Hans) van Delden y Jos Pielage en abril de 2022. La European Lung Foundation para el proyecto DRAGON ha producido el presente documento. Obtenga más información sobre este proyecto.

 

Este trabajo ha recibido el apoyo de la Empresa Común para la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores 2 de la UE/EFPIA – subvención DRAGON n.° 101005122. Obtenga más información en: https://www.imi.europa.eu/

La comunicación refleja el punto de vista del autor y ni la IMI ni la Unión Europea, la EFPIA o cualquier socio asociado son responsables del uso que pueda hacerse de la información contenida en ella.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias