Woman reading Print

Cáncer de pulmón

Se necesita más investigación para mejorar el conocimiento de la enfermedad y el tratamiento para las personas que la sufren.

El cáncer de pulmón era una enfermedad rara a inicios del siglo XX, pero el aumento de la exposición al humo del tabaco y otros factores han contribuido a una expansión pandémica en los siglos XX y XXI.

El cáncer de pulmón es en la actualidad la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo en hombres y mujeres. Las tasas de supervivencia varían dependiendo del tipo de célula cancerígena y la fase en que se diagnostica la enfermedad.

Última actualización 30/04/2021
This content is available in multiple languages.

Síntomas


Los síntomas más comunes del cáncer de pulmón son:

  • Tos
  • Pérdida de peso
  • Dificultades respiratorias
  • Dolor en el tórax
  • Dolor de huesos
  • Expectoración con sangre
  • Ronquera
  • Acropaquia o inflamación de los dedos de manos y pies

Causas


El humo del tabaco es responsable de más del 80 % de los casos de cáncer de pulmón.

Otras causas incluyen la exposición a:

  • Radón
  • Berilio
  • Cromo
  • Escapes de combustible diésel
  • Contaminación del aire
  • Amianto
  • Arsénico
  • Humo de carbón
  • Emisiones en interiores de otros combustibles

Las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis pulmonar, cáncer en cabeza, cuello, esófago o mama también tienen más riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Las personas también pueden tener una susceptibilidad genética al cáncer de pulmón y tienen más probabilidades de desarrollarlo si hay antecedentes familiares de esta enfermedad.

Prevención


Dejar de fumar es el método más efectivo para prevenir la aparición del cáncer de pulmón. Los intentos de reducir el consumo de tabaco en el mundo occidental han tenido un éxito relativo, pero se necesita más trabajo para educar a la población sobre los efectos dañinos de esta práctica. También se necesita uniformidad en las leyes sobre la prohibición de fumar en espacios públicos para ayudar a reducir los efectos sobre los fumadores pasivos.

Cuando se combina el amianto con el humo del tabaco, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 40 veces mayor. Se necesita urgentemente una prohibición mundial del uso del amianto para ayudar a prevenir este riesgo.

Tratamiento


Se utiliza el TAC para diagnosticar el cáncer de pulmón.

El tratamiento para la cura del cáncer de pulmón no es posible en hasta el 90 % de los casos porque se detectan demasiado tarde. Los expertos ya saben ahora que hay diferentes tipos de cáncer de pulmón. Esto significa que se pueden aplicar tratamientos a medida, según cada individuo y el tipo de enfermedad que padece.

Las principales formas de tratamiento son cirugía, quimioterapia y radioterapia.

  • CIRUGÍA

    Se han desarrollado nuevas técnicas menos invasivas para intentar eliminar el cáncer. Esto incluye la cirugía de cerradura, conocida como cirugía torácica asistida por vídeo (VATS). La cirugía se realiza realizando una pequeña incisión en la piel, lo que supone una operación mucho menos grave que la cirugía tradicional para extirpar un tumor. Debido a que la operación es más pequeña, los pacientes se recuperan con más rapidez y es posible someter a un número mayor de ellos a esta operación.

  • QUIMIOTERAPIA

    Debido a que los pacientes con distintos tipos de cáncer de pulmón tienen una respuesta diferente a la cirugía, se pueden crear tratamientos personalizados de quimioterapia dependiendo del tipo de tumor que tiene cada persona. Según los expertos disponen de más información acerca de la biología del cáncer de pulmón, también existe la posibilidad de desarrollar nuevos medicamentos para partes específicas del cáncer. Por ejemplo, se sabe que los inhibidores de la tirosina cinasa, como el erlotinib o el gefitinib, son beneficiosos para aquellas personas con cáncer de pulmón avanzado.

  • RADIOTERAPIA

    Se han desarrollado modernas técnicas de radioterapia para reducir el daño causado en las áreas que rodean el tumor. Las nuevas técnicas permiten que personas con una baja función pulmonar, a quienes previamente no se aconsejaba la radioterapia, puedan ahora recibirla.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias