Print

Asma del adulto

El asma es una enfermedad común a largo plazo que puede afectar a personas de todas las edades. Puede causar la inflamación de las vías respiratorias. El término asma del adulto hace referencia a:

  • Asma infantil que continúa en la edad adulta
  • Reaparición del asma tras haberla padecido en la infancia con posterior desaparición
  • Reaparición del asma tras haberla padecido en la infancia con posterior desaparición

Con frecuencia, el asma de adulto está relacionada con alergias y viene acompañada de otros estados alérgicos, como la fiebre del heno. El asma de adulto es más común en mujeres.

Última actualización 23/06/2021
This content is available in multiple languages.

Síntomas


El asma de adulto tiene como síntomas constantes sibilancia, dificultades respiratorias, opresión en el pecho y tos. Estos síntomas pueden aparecer en cualquier momento pero, particularmente, durante la noche o en las primeras horas de la mañana.

Los adultos con asma pueden mostrar una amplia variedad de estos síntomas, con diferentes niveles de gravedad. En ocasiones, los síntomas pueden empeorar en horas o minutos, causando una restricción grave de las vías respiratorias conocida como ataque de asma. Generalmente, se alivia con medicación adicional o, en casos graves, se requiere hospitalización. Algunos episodios muy graves pueden poner en peligro la vida del paciente, aunque no es común la muerte por ataques de asma.

El empeoramiento de los síntomas suele deberse a infecciones pulmonares. Estas son especialmente comunes en invierno y tras el periodo de las vacaciones estivales.

En adultos con alergia añadida al asma, los síntomas están provocados por la exposición a alérgenos, como polvo doméstico, mascotas o materiales de trabajo. Otras causas comunes incluyen el ejercicio con frío o aire seco y contaminación del tráfico.

Causas


En la mayoría de los casos, el asma de adulto comienza en la infancia. En dos terceras partes de los casos, el asma en niños desaparece durante la adolescencia. Aproximadamente una tercera parte de estos casos rebrotan en la edad adulta.

El riesgo desarrollar asma está relacionado con factores genéticos, es decir, los genes que una persona hereda de sus padres, y factores ambientales, como la exposición a alérgenos o contaminantes. Cuando estos factores interactúan, por ejemplo, una persona genéticamente susceptible que vive en un área con altos índices de contaminación, el riesgo aumenta aún más.

Los investigadores han identificado diferentes genes que hacen que algunas personas tengan más probabilidades de desarrollar esta enfermedad. Sin embargo, se necesita investigación para estudiar distintos genes y su influencia en esta enfermedad.

Un tipo importante de asma en la edad adulta es el asma ocupacional. Está causada por los materiales del lugar de trabajo. Se considera que el 15 % del asma de adulto está relacionada con el trabajo. Lea la hoja de datos de la EFL sobre enfermedades de los pulmones relacionadas con la actividad laboral.

Prevención


En la mayor parte de los casos de asma, el origen es desconocido y resulta difícil conocer la mejor forma de evitar su desarrollo. La principal excepción a lo dicho anteriormente es el asma ocupacional, que se puede evitar si se controla cuidadosamente la exposición al material que lo causa, o si se retira a la persona del área de exposición.

En general, la prevención o el control de los síntomas de asma es posible con medicación.

Tratamiento


Suscríbase a nuestro boletín de noticias